En Open Cloud Factory sabemos del protagonismo de las mujeres que forman parte de nuestro equipo, por ello, y aprovechando la semana del 8 al 14 de marzo, hemos realizado una serie de entrevistas en las que nos de su visión del papel de la mujer en el sector de la ciberseguridad.

En el día de hoy entrevistamos a nuestra compañera recientemente incorporada Marie González, quien lleva a cabo la labor de Junior Inside Sales. Marie es una profesional con una larga trayectoria laboral en Costa Rica en el sector de la administración empresarial. Es desde hace unos años que su enfoque vira hacía el sector de la ciberseguridad. Gracias a ella conoceremos el papel de la mujer desde ámbitos y lugares muy distintos.

1. La mayor parte de tu carrera las has llevado a cabo en Costa Rica, aunque desde hace unos años trabajas y resides en España. ¿Qué diferencias encuentras en el sector IT entre ambos lugares en relación con la situación de la mujer? 

En Costa Rica trabajé por 15 años en el área de empresa y gerencia, pero no específicamente en el sector IT. Aun así, tengo relación con varias mujeres que desempeñan distintos cargos en el sector IT.
Y a mi parecer, hay pocas diferencias en el sector IT entre ambos países, en ambos casos hay pocas mujeres que deciden estudiar carreras relacionadas con la informática, pero las que lo hacen suelen destacar, no solo porque son minoría (porque esto suele llamar la atención), sino también porque son más metódicas y suelen aportar un enfoque distinto al habitual.

2. ¿Crees que ambos mercados evolucionan al mismo ritmo en cuanto a temas de género? 

Si, considero que el sector IT, tanto en Costa Rica como en España, evoluciona de una forma similar en cuanto a temas de género. Según estadísticas de ambos países, a nivel general, los estudiantes de informática son 85% hombres y 15% mujeres. Esto ha impulsado a que, en ambos casos, se otorguen becas dirigidas a mujeres, se hagan concursos exclusivos para mujeres informáticas, etc.
En mi opinión, en muchos casos, el ritmo de evolución del mercado lo dictamos nosotras mismas. Somos nosotras las que tenemos que decidir estudiar carreras relacionadas con ciencias y tecnología. Está en nuestras manos atrevernos y desarrollarnos en esos ámbitos.

Creo que, a un nivel de educación temprana, tanto en casa como en los colegios, se debe estimular a niños y niñas para que desde pequeños puedan acceder a la informática, considerarlo algo habitual y así despertar la curiosidad. De modo que dejen de ser solo consumidores de tecnología y convertirse en creadores de esta.

3. Sobre ti, ¿has tenido referentes en los que encontrar un ejemplo a seguir o qué motivos te han llevado a trabajar en el mundo de la ciberseguridad?

La verdad es que no considero que haya tenido referentes como tal. Lo que me motivó a trabajar en el mundo de la ciberseguridad fue una gran curiosidad por el tema.
Empecé a desarrollarme de forma empírica, investigando por mi cuenta, “cacharreando”, etc. Hasta que llegó un punto en el que esto me sabía a poco y “quería más” y decidí realizar estudios formales.

La verdad es que tuve muchas dudas de dejar mi sector y aventurarme en algo completamente nuevo y diferente.
Y casualmente en esa época conocí a una mujer, programadora de sistemas, que rondaba los 55 años, que me contó que ella había dedicado su vida a ser “ama de casa”, pero que a sus 40 años decidió que quería estudiar lo que le apasionaba: informática. Había conseguido trabajo una vez graduarse y ahora se desempeña felizmente como programadora. Con su historia de vida, que me resultó inspiradora, comprendí que nunca es tarde para aprender lo que te gusta, y decidí aventurarme en desarrollarme en este sector.

4. ¿Crees que has encontrado dificultades a lo largo de tu vida profesional por el hecho de ser mujer? 

No, en ningún momento, ni en el sector de administración de empresas, ni en el sector IT. El hecho de ser mujer nunca ha sido un factor de dificultad para mi desarrollo profesional.
De hecho, yo nunca he vivido, de ningún modo, actitudes machistas, ni en clases (siendo yo la única mujer en clase), ni en prácticas, ni en mi desarrollo profesional en empresas, etc..

5. ¿Qué le dirías a otras mujeres para animarlas a entrar en este sector? 

En mi opinión debería haber una ruptura de paradigmas, en la que se estimule, tanto en mujeres y hombres, el desarrollo profesional en ciencias y tecnología.
Considero que muchas personas no entran en el sector de la informática por miedos y estereotipos infundados socialmente.

Lo que debemos hacer es romper el molde, olvidarnos de los modelos sociales establecidos y tener una visión de futuro; porque actualmente el área tecnológica es la tendencia de desarrollo global.