Desde hace un tiempo nuestro planeta se encuentra atravesando una revolución tecnológica la cual no permite mantenernos estáticos en cuanto a seguridad industrial se refiere.

Debido a esto, mantener protegidas las redes operativas se ha convertido en un objetivo en constante cumplimiento y renovación, ya que un ataque bien dirigido puede ser tan desastroso que resultaría capaz de paralizar las operaciones de todo un país, generar pérdidas económicas en el orden de los miles de millones de dólares y causar pérdidas humanas en el peor de los escenarios.

El verdadero poder de la Segmentación de las Redes OT

En ese sentido, una de las prácticas de prevención más sólidas y efectivas en la actualidad de la seguridad industrial es la segmentación de red. Esta consiste en crear subdivisiones y agrupar de acuerdo a características de negocio comunes todos los activos dentro de esta, con el fin de mantener un mayor control, reducir la superficie de ataque y aplicar el principio de menor privilegio entre otros.

Esta práctica, por ejemplo, permite aislar el tráfico de acuerdo a las líneas de producción existentes para así limitar el impacto de las incidencias en cualquiera de estas cadenas productivas.

En otras palabras, gracias al poder que otorga la segmentación de red se tiene la capacidad de contener las amenazas y su potencial de dañoAdemás, en caso de recibir ataques internos, hace posible rastrear los orígenes de los comportamientos extraños.

En conclusión, gracias a la segmentación de red no solo se mejora la seguridad de la red operativa sino que se aumenta el grado de resilencia debido a que se limitan las afectaciones de todas las líneas de la producción industrial. 

¿Buscas una herramienta por medio de la cual puedas segmentar efectivamente tu red operativa? Pide una demo de nuestra solución modular haciendo clic aquí.