En la primera parte de esta entrada hablamos sobre cómo la transformación digital industrial tiene como finalidad mejorar la productividad gracias a la implementación de tecnologías como sensores y sistemas de información en los centros de producción y cómo esto resultaba ser un claro estímulo a la eficiencia operativa siempre y cuando las organizaciones tomen las medidas de seguridad pertinentes para adoptar esta innovación.

Entonces, ¿cuáles son las ventajas de la industria 4.0?

Retomemos el listado: 

  1. Costes más bajos:
    Debido a una menor cantidad personal de y errores y a un aumento de la eficacia energética y del uso de las materias primas.
  2. Reducción del porcentaje de defectos:
    Se posibilita la realización de pruebas de prototipos de manera virtual y también se optimizarán todas las cadenas de montaje disponibles.
  3. Competitividad empresarial aumentada:
    Gracias a una mejor respuesta a las necesidades de los mercados con productos de mejor calidad. 
  4. Flujo de datos mejorado:
    Por medio de las redes de comunicación los tiempos de reacción y de la toma de decisiones se reducen drásticamente.
  5.  Seguridad de los procesos mejorada:
    Tareas que involucran temperaturas elevadas y carga de grandes pesos entre otros contarán con el mejor estándar de seguridad posible.

Aquí iteramos: la innovación tecnológica industrial empieza con un paso seguro. Solo así se garantiza abordar este gran cambio con la responsabilidad que supone el reto. 

Por ello recomendamos Adaptive Digital Defense, nuestra solución de seguridad OT que entrega resultados desde el primer momento sin afectar el flujo de producción. Si quieres conocer más haz clic aquí y contacta a un asesor experto ahora.