La constante transformación digital en la que hoy vivimos ha promovido la informatización de diversos procesos por medio de los cuales las organizaciones centran sus operaciones para alcanzar determinados resultados. Por esta razón, se calcula que aproximadamente el 100% de las grandes empresas cuentan con presencia digital en las diversas formas que el medio permite. 

Esta situación sin duda plantea un escenario provechoso en el que la cibercriminalidad expande sus alcances, amenazando con agrietar y penetrar las estructuras organizacionales.

En consecuencia, dicho comportamiento adverso se convierte en un factor obligatorio el cual establece que las organizaciones precisan mantener un control estricto sobre las interacciones que ocurren en sus redes. Así como también necesitan prestar especial atención a nuevas políticas de seguridad que garanticen un alto nivel de protección.

Además, es importante recordar que las políticas necesitan una manera adecuada de aplicarse en la organización, ya que definirlas es una cosa y aplicarlas es otra.

Pero, ¿cómo puede ganarse control sobre las interacciones si no se descubren los actores?

Entendiendo el orden natural de la situación es normal asumir que la visibilidad en tiempo real deber ser nuestra primer necesidad a satisfacer en una etapa inicial, si se espera plantear con bases firmes la arquitectura de seguridad de la organización.

 

¿Cuáles son las ventajas de la visibilidad?

Citando el sabio refrán: «la sabiduría consiste en la anticipación de las consecuencias», podemos definir a la visibilidad como la herramienta que nos permite ganar conocimiento, para así poder estar un paso adelante en la prevención de riesgos.

 

Visibilidad y control para la protección de la red

A continuación las ventajas de la visibilidad:

  • Lograr la identificación de dispositivos en un avanzado nivel de detalle
    Esto permite generar un inventario continuo de los dispositivos participantes de la red.
  • Permitir la categorización de los activos
    Esta es una manera de garantizar una óptima respuesta frente a situaciones críticas.
  • Ofrecer un marco realista para plantear políticas de seguridad
    Conocer quienes están conectados y cuáles son sus características nos permite establecer las normas de interacción comunes que protegerán a la red.

Con lo anterior queda claro que la visibilidad es por necesidad un factor determinante para comprender el entorno de la red y, teniendo en cuenta que el valor en riesgo nunca es cero, el siguiente paso es garantizar el control de acceso a la red de los activos. Pero esto lo profundizaremos con detenimiento en un próximo post.

Hasta entonces.