Desde hace un tiempo el tren de la tecnología viene avanzando con aceleración constante en diversos campos y sobre todo en lo que a las TIC se refiere. Por esta razón las organizaciones deben ser capaces de adaptarse con facilidad y celeridad no solo a los cambios de sus mercados sino a las nuevas formas operativas que surgen producto de la evolución tecnológica.

Una de estas nuevas formas tiene que ver con el uso las redes corporativas por parte de los empleados, desde sus propios dispositivos. Esta tendencia se conoce como BYOD «Bring Your Own Device» o en español «trae tu propio dispositivo» y es capaz de aportar a las organizaciones ventajas como el incremento de la productividad y la reducción de costes entre otros.

Esta es una práctica que ha cobrado fuerza en el mundo, aún así sus beneficios están ligados a ciertos riesgos para los que las organizaciones deben estar preparadas. Todo con el fin de implementar esta práctica con éxito.

Partiendo de lo básico se asume que cada dispositivo que ingresa a la red es una potencial brecha de seguridad. Entonces si se quieren minimizar los riesgos de la praxis de una iniciativa BYOD estos serían nuestros consejos:

Diseñar un plan de trabajo para el acceso a la red

Determinar cuáles serán las políticas de seguridad que se aplicarán  de acuerdo a los diferentes roles de trabajo que puedan definirse.

Elegir una herramienta avanzada y adecuada que permita gestionar una cultura BYOD

El éxito del BYOD radica en la efectividad de la solución de seguridad que gestione esta práctica así como en las políticas de control que se implementen. En cuanto a las políticas de control es fundamental que haya una manera de aplicarlas en la organización no solo definirlas, el papel aguanta todo.

Motivar a los empleados a aplicar medidas de seguridad en sus propios equipos

Es importante concienciar a los empleados sobre la necesidad mutua de mantener sus dispositivos seguros. Estos deberían mantener al día el software de sus equipos y configurar adecuadamente los parámetros de seguridad de estos tanto dentro como fuera de la compañía.

Crear una base de datos para almacenar información sobre los usuarios

Tanto usuarios como dispositivos deben quedar registrados en el caso de necesitar esta información en el futuro. Aquí es importante asegurarse de cumplir el reglamento europeo de protección de datos (RGPD).

Mantener actualizadas las políticas corporativas de seguridad

Reforzar y actualizar el mecanismo de seguridad informática es apenas algo natural.

 

¿Quieres implementar BYOD en tu organización? Conoce nuestra solución y déjanos ayudarte a dar este paso con confianza.